Propuestas de la candidatura de Mavi Mestre para el profesorado asociado

Propuestas de la candidatura de Mavi Mestre para el profesorado asociado

Somos muy conscientes de la situación precaria que el profesorado asociado está viviendo en los últimos años, concretada en remuneraciones salariales insuficientes para el trabajo que realizan y en el uso excesivo de esta figura, que no puede ser el inicio de una carrera académica en la universidad y que está cubriendo finalidades que no son ajustadas a su definición. Somos muy conscientes también de que, a pesar de esta situación, el profesorado asociado está trabajando por mantener una docencia de calidad más allá del reconocimiento que está recibiendo, y de que los niveles de temporalidad de la plantilla a los que hemos llegado no son sostenibles en una universidad pública.

Esta situación del profesorado asociado, no solo en la Universitat de València sino en el conjunto de las universidades públicas y particularmente de las valencianas, es el resultado de una serie de restricciones normativas impuestas desde el Gobierno, en concreto la absurda tasa de reposición vigente desde 2012 y la prohibición de aumentar la plantilla estructural, además de la inexistencia de un marco normativo propio de las universidades públicas valencianas en nuestro ámbito territorial (a diferencia del resto de comunidades autónomas). Esto ha hecho que haya aumentado el recurso a la figura del profesorado asociado como única forma de contratación temporal para hacer frente a las necesidades docentes derivadas de la implantación de los nuevos planes de estudio.

Por otra parte, las restricciones de financiación también se han traducido en la necesidad de obtener autorización legal para introducir o mejorar complementos salariales, además de no poder contar con los recursos necesarios para hacer frente a posibles mejoras retributivas de forma estructural. Hay que tener en cuenta que la Universitat de València está dedicando a gastos de personal en este momento el 99,9% de la subvención ordinaria que recibe de la Generalitat; por lo tanto, sin una aportación adicional de financiación no se puede abordar una mejora retributiva de forma estructural.

La negociación de un convenio colectivo para el personal laboral de las universidades públicas valencianas, en el que se está trabajando desde hace año y medio con la representación sindical y la Conselleria d’Educació, y que se encuentra en una fase muy avanzada, es el marco en el que se pueden resolver la mayor parte de los problemas indicados. Queremos cambiar la situación del profesorado asociado de nuestra Universitat, dando prioridad a sus reivindicaciones, con propuestas responsables y realistas que necesitan que todas y todos dirijamos esfuerzos conjuntamente a remover las restricciones normativas y financieras que en los últimos años han empeorado críticamente la situación de las universidades públicas.

Nuestra candidatura ha mostrado desde el primer momento en el que se anunció la huelga la comprensión y solidaridad con las demandas planteadas por el colectivo del profesorado asociado, así como nuestro compromiso para llegar de forma negociada a mejorar su situación con una relación de propuestas claras incluidas en nuestro programa. Así lo expresamos en una reunión con representantes de la plataforma de asociados el día 19 de enero, nada más conocer la decisión de la convocatoria, en un comunicado el 25 de enero, antes del inicio de la huelga, en las reuniones mantenidas en enero y febrero con las secciones sindicales de la Universitat (CCOO, STEPV, UGT, CSIF, CGT), en el debate del Claustro, en los encuentros con el personal de todos los Centros de nuestra Universitat y en el debate organizado por la Asamblea General de Estudiantes.

En este momento volvemos a expresar nuestro compromiso con el profesorado asociado, como futuro equipo de gobierno si la comunidad universitaria nos otorga su confianza, de llevar adelante las siguientes líneas de trabajo para mejorar su situación a través de la negociación con la representación sindical y con la Generalitat Valenciana:

  1. Equiparar el salario del profesorado asociado de la Universitat de València con el nivel de la Universitat d’Alacant, solicitando a la Generalitat la autorización oportuna y la aportación de la financiación necesaria para consolidarlo.
  2. Reclamar que se fije en el convenio colectivo del personal laboral de las universidades públicas valencianas una retribución creciente para el profesorado asociado, hasta alcanzar el nivel correspondiente al profesorado titular de escuela universitaria no doctor a tiempo parcial, exigiendo el compromiso de la Generalitat de aportar la financiación necesaria en sucesivos ejercicios.
  3. Reivindicar de forma decidida en el convenio colectivo con la Generalitat la figura de profesorado de sustitución, a tiempo completo y con un salario adecuado, para no tener que recurrir a profesorado asociado para cubrir necesidades coyunturales y vacantes.
  4. Flexibilizar el programa de estabilización del profesorado asociado de la Universitat de València, previa negociación sindical e informe de la Comisión de Profesorado, de forma que se pueda extender a un mayor volumen de profesorado acreditado a figuras de contratado doctor o titular de universidad.
  5. Analizar jurídicamente las posibilidades de tener contratos de duración superior a un año para el profesorado asociado e implementarlas, para favorecer su participación en proyectos de investigación.
  6. Convocar plazas de profesorado ayudante doctor para atender necesidades estructurales, reducir la contratación temporal y rejuvenecer la plantilla.

Esta es y ha sido siempre nuestra propuesta, por la que hemos trabajado y continuaremos trabajando. Es la propuesta que recoge las legítimas reivindicaciones del profesorado asociado. La propuesta de la otra candidatura no va más allá de frases ambiguas y de una distorsión de la realidad. No se puede hacer responsable a la Universitat de València de la situación del profesorado asociado y olvidar las negativas restricciones impuestas por el decreto Wert y por los recortes en educación del Gobierno. No se puede ignorar que nuestra Universitat ha tenido en los últimos años problemas extraordinarios para conseguir que el profesorado ayudante doctor e interino se estabilizara, ni que la tasa de reposición y la limitación presupuestaria no han dejado espacio hasta este año para poder reactivar el programa de estabilización del profesorado asociado. No es una situación que se pueda resolver en un día. Nos comprometemos a defender la mejora de la situación laboral de todo el personal de la Universitat de València, PDI, PIF, PAS, pero particularmente del profesorado asociado como uno de los colectivos más precarios.

Porque el nuestro es un proyecto realista de y para las personas.

Leave a response

A %d blogueros les gusta esto: